Con Candelaria nos sumergimos en medio del tiempo raído y los espacios olvidados, yendo y viniendo de épocas pasadas donde sonreír era fácil, para volver al presente donde ya no lo es tanto. De esas sonrisas y de esa alegría, ya sólo queda el recuerdo de nuestra protagonista, un recuerdo en blanco y negro que parece tener más colores que la realidad que hoy pueden percibir sus ojos.

Las palabras sobran para narrar los hechos. Escuchamos un par de notas de un piano desvencijado y con cuerdas gastadas que en vano quieren revivir una música que se esfumó y de la que ya, meramente, queda un sordo eco inaudible. El invierno ha llegado y así nos los dice la lluvia.

La soledad se entremezcla con la melancolía, la memoria y la pérdida. Y cuando la soledad ya no tiene remedio, el único goce que queda es recordar. Sentarse y mirar por la ventana sin otro paisaje que el que nos dejan los retazos de otro tiempo. Como la sensación que ocurre a veces al pasar por una esquina o un café, o por cualquier lugar en sí insignificante, pero que tuvo gran valor para nosotros, donde en otro tiempo pasamos momentos entrañables con una persona muy querida y con la que ahora no tenemos relación alguna y que jamás veremos de la misma manera. Un amigo que ya no lo es, un amor que no funcionó, alguien que se fue y con la que quedaron cosas pendientes y conversaciones inconclusas. Una familia que se diluyó. Al final, todos los lugares son irrelevantes, incluso esta majestuosa casa señorial donde se desarrolla este bello cortometraje, capaz de llevarnos a nuestros propios lugares y momentos especiales.

Aunque claro, no por nada el piano está desvencijado y las paredes agrietadas. Esos cambios no ocurren tras un pestañeo. Pero a la larga, más vale recordar los buenos momentos que se vivieron, que retorcerse en la interrogante de cómo se llegó a terminar. Como el sinsentido de visitar un cementerio a buscar respuestas sobre una lápida.

Captura de pantalla 2017-06-03 a las 21.19.46

CONOCE MAS SOBRE EL AUTOR

Cristobal Fernandez

(49)

Candelaria