Paz Ahumada:

“Creo que el cine puede ayudar a concientizar un ‘Nunca más’”,

El oficio del cine documental como un ejercicio para recordar, para honrar a los muertos y como un acto de justicia a la memoria de los caídos en dictadura. Así se plantea su trabajo Paz Ahumada, directora del cortometraje Lumi Videla, realizado en la Academia de Humanismo Cristiano, y cuya protagonista del mismo nombre fue asesinada a los 26 años y arrojada al antejardín de la Embajada de Italia a fines de 1974.

Por Antonia Lobos

Captura de pantalla 2017-04-19 a las 16.27.30

1. ¿En qué contexto de tu vida nace el documental Lumi Videla? 

En términos personales el documental nace a partir de la necesidad de hacer memoria, de rescatar una historia que es parte de una época oscura de nuestro país, en donde muchas personas sufrieron la represión de la dictadura. Siento que parte de esas historias no se están contando, que no son tema o que lo son en la medida de lo coyuntural, no como un ejercicio de memoria y reconocimiento a las víctimas de la dictadura. Creo que es una reflexión necesaria y que el cine puede ayudar a concientizar un “nunca más”.

En términos académicos la película fue realizada junto a otros compañeros de cine documental de la Academia de Humanismo Cristiano, para una clase del segundo semestre. No fue mi proyecto de título, pero fue un ejercicio que resultó bastante bien, yo postulé a realizar el documental con la idea fílmica sobre Lumi Videla y una vez que fue aceptada por una comisión de profesores de la universidad, nos lanzamos a realizarla con más ganas e intuición que experiencia, no obstante el resultado fue bonito y sumamente enriquecedor.

2. ¿De dónde viene tu cercanía con el personaje y el caso de Lumi Videla, cómo llegas a pensar en ella para un documental?

Creo que mi cercanía viene de dos lugares: primero de mi militancia política, y segundo por ser ambas mujeres y jóvenes, características que pueden considerarse una desventaja para participar en política y más aún de los procesos políticos que ella vivió. Yo pertenezco a la Juventud Socialista por lo que conozco la historia de muchos jóvenes de la época comprometidos con los cambios sociales de la Unidad Popular, que vieron sus proyectos y sueños truncados con el golpe, y no solo eso, perdieron sus vidas en manos de la dictadura de Pinochet y muchos de ellos aún no se sabe dónde están… estamos hablando de cabros súper jóvenes. Lumi era del MIR, tenía 26 años. Ella y su esposo, Sergio, tenían cargos importantes dentro de la orgánica, además era licenciada en filosofía y estudiante de sociología, y muy importante también, madre. Yo la veo como una mujer con una convicción absoluta, y valentía admirable, al mismo tiempo me pareció extraño que siendo un caso tan emblemático, no existiera ningún material audiovisual que contara su historia y por eso me puse el desafío de relatar parte de su vida y de su lucha, como también realizar un acto de justicia hacia su memoria y la memoria de todos quienes cayeron por sus ideales en aquellos años.

3. ¿Con cuántas personas trabajaste en esta película, cómo los apoyó la universidad?

Con tres compañeros más de clase: Macarena Rodríguez, que hizo la foto del documental y cámara; Francisco Aguilar fue el productor, además trabajó en cámara y edición; Martín Rodríguez se encargó del sonido, y fue un gran aporte en las ideas respecto del montaje debido a su experiencia como director en otras películas. Mencionar que también participó en la voz en off la actriz Manuela Martelli.

foto2

La universidad nos apoyó con varios de los equipos que necesitábamos para la grabación, y por supuesto el profesor Gerardo Silva con quien constantemente estábamos revisando el material, nos aportaba con ideas y retroalimentación. Paulina Obando nos ayudó con la difusión cuando estábamos seleccionados en diferentes festivales, al igual que nuestro director de carrera, Miguel Ángel Vidaurre.

4. ¿En qué consistió la investigación previa y cómo la llevaron a cabo?

El levantamiento de información fue una primera tarea y la realicé investigando desde fuentes secundarias de la información: me centré en artículos, archivos de prensa y libros sobre el caso, específicamente uno escrito por Laura Moya, tía de Lumi e incansable luchadora en defensa de la memoria y los derechos humanos, quien junto a otras personas levantó la Casa Memoria José Domingo Cañas y que lamentablemente falleció un par de años atrás.

También tuvimos acceso al libro “Quién mató a Lumi Videla” del ex Embajador de Italia en Chile, Emilio Barbarani. A él lo entrevistamos también para el docu, tuvo la mejor de las disposiciones y fue una gran fuente de información para la investigación.

5. ¿Con qué trabas o inconvenientes se encontraron en el momento del rodaje? ¿hubo entrevistados o personajes que tenían en mente a los que no pudieron acceder?

La verdad, todo referente a Lumi, surgió y se desarrolló muy fluidamente, los entrevistados accedieron de manera inmediata y muy entusiasmados con el proyecto. Muy al principio de la investigación, eso sí, teníamos en mente entrevistar a un guardia de la Embajada de Italia que entendíamos estuvo en la Embajada en el ‘74, sin embargo no pudimos corroborar la info y tampoco acceder a él, así que lo descartamos.

6. Hay una escena muy linda que es ésa en la que las imágenes van hacia atrás con el poema de Gonzalo Millán. ¿Cómo surge esa escena para ti como directora, en qué te inspiraste? ¿pensaste en usar el poema y luego en la escena, o al revés?

Siempre pensé que el documental debía tener un componente poético, por lo que proyecté que ese componente estuviera presente en tres momentos de la película: al comienzo, a la mitad (o en un momento importante del desarrollo) y al final. El poema de Gonzalo Millán lo pensé como una forma de relatar el golpe de Estado de una manera que no fuera tan convencional. El poema y las imágenes de archivo de esa escena las imaginé juntas y al escuchar el poema recitado por Millán pensé de inmediato que las imágenes debían ir en reversa, lo que cobró mucho más sentido una vez montado.

Varias personas que vieron la película me han comentado que esa escena los representa y se conmueven profundamente, porque la interpretan como un “qué hubiera pasado si el Golpe no se hubiese dado”. Muchos proyectos quedaron truncados y la vida de miles de Chilenos cambió en ese momento para siempre, es un punto de inflexión en nuestra historia por eso siento que esa escena en particular llega tanto a los espectadores.

7. ¿Cómo accedieron al material de archivo, cómo fue el trabajo en ese sentido?

Fue un proceso interesante, porque vas descubriendo mucho en el camino. Con Francisco, el productor del documental, nos tocó ir al archivo, a la sección periódicos y buscar los diarios de la época, los artículos que hablaban de Lumi, y nos dimos cuenta del clima que generaba la prensa en todo ese período, de todos los montajes y mentiras que se generaban para defender a la dictadura, es súper crudo leer los titulares, o las viñetas del caricaturista Lukas en donde se burla del crimen de Lumi Videla. Ahí te das cuenta del papel que tuvo la prensa en dictadura, de lo cómplice que fueron. Dago, el hijo de Lumi, lo explica muy bien en su relato en el documental.

 

IMG_4215

Asimismo, accedimos a material de archivo del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, revisamos material que tiene el centro de documentación audiovisual del museo, fue de gran ayuda y por supuesto las fotos que nos facilitó Lautaro Videla, hermano de Lumi fueron importantes para completar la película.

8. ¿Qué circuito ha tenido el documental una vez terminado y en qué proyectos estás ahora?

Una vez terminado el documental, se estrenó en Villa Grimaldi y en José Domingo Cañas el 11 de septiembre del 2015, luego de eso postulamos a diferentes festivales. El primero fue el Festival de Cine de La Habana, en una sección no competitiva sobre Memoria, fue una experiencia muy enriquecedora. Posteriormente el documental estuvo presente en el FEMCINE en la categoría de escuelas de cine de Chile. Estuvimos también en el FECISO, en esa oportunidad Carmen Castillo (a quien admiro por su historia política y por sus películas) realizó comentarios súper positivos sobre el documental.

El docu también estuvo en el Festival de Cine de Rengo, en el FECIM Santa María, en el Festival de Cine invisible de Bilbao, España, y en el Festival de Cine Latinoamericano de Trieste en Italia, donde obtuvo Mención Especial del Jurado en la sección contemporánea a fines del año pasado. Esa experiencia fue realmente satisfactoria, me invitaron y tuve la oportunidad de conocer a otros realizadores latinoamericanos, de conversar sobre la película y dejar una reflexión en torno al tema de la memoria y los derechos humanos en Chile. Después de eso, fue exhibido en Roma en una réplica con los filmes ganadores de Trieste 2016.

Otra experiencia que también fue súper bonita, fue cuando me invitaron a conversar del documental en un ciclo de cine sobre DD.HH. que organizó la Feria del Libro de Santiago el año pasado. Fui junto a Lautaro Videla, se proyectó la película y posteriormente hubo un conversatorio con los asistentes en torno a la importancia de la memoria.

Ahora me encuentro investigando para mi proyecto de título en cine documental. La temática también es sobre memoria, siento que hay harto que aportar en esa línea, y también es lo que me nace contar, lo que me gusta, creo que uno siempre debe filmar lo que le gusta sino se vuelve muy tedioso y se compromete poco.

9. ¿Cómo ves el cine chileno hoy en día?
Me parece interesante lo que está pasando hoy con el cine chileno, y con las audiencias. De un tiempo a esta parte se han ido diversificando las temáticas que se abordan, lo que me parece súper positivo, así como también que el género documental esté tomando cada vez más fuerza y más presencia en las salas nacionales. Me encanta que se apueste y se financien proyectos como “El pacto de Adriana” o todo lo que pasó con los documentales de Maite Alberdi. Que exista más presencia femenina, más directoras y que por supuesto se visibilice el trabajo que se hace en las escuelas de cine, por lo que agradezco que Ojocorto esté comprometido con el proyecto de canales universitarios y con el cine independiente.

TWITTER

(242)

Paz Ahumada, directora de LUMI VIDELA