Hay pocos proyectos que pueden llevarse a cabo sin fondos, y aunque así sea en la mayoría de los casos contar con financiamiento ayuda. Sin embargo, entrar en el campo de los fondos concursables no es fácil: no es fácil adjudicárselos, formular proyectos que queden “redondos”, ni competir con las cientos de iniciativas que se reciben (más de 5.000 proyectos durantela última convocatoria).

En vista de esto conversamos con Pamela Iturra, la ‎Coordinadora del Área de Capacitación, Orientación y Análisis de Fondos de la Región Metropolitana del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), que nos explicó cómo realizar una buena postulación, cuáles aspectos considerar y qué tipos de proyectos privilegiará la convocatoria 2018.

Fondos-de-Cultura-Convocatoria-2018

– Pensando en gente que está saliendo de la universidad y que está impulsando sus primeros proyectos, ¿cuál sería tu consejo para hacer una postulación éxitos a los fondos de cultura?

– Lo mejor es fortalecer la formación por lo que es más recomendable que empiecen a postular a becas. Para una postulación Fondart una de las evaluaciones fundamentales es el currículum por lo que si están recién egresados podrían estar un poco falentes en ese sentido. Quizás para las primeras postulaciones lo mejor es que integren un equipo de trabajo más que presenten proyectos como responsables ellos mismos, así fortalecen esos puntos y al mismo tiempo van ganando experiencia.

– ¿Cuáles dirías tú que son los problemas o errores más recurrentes en las postulaciones a los Fondos Concursables?

– Lo más recurrente está enfocado en hacia dónde se postulan los proyectos. A que no identifican bien las líneas de postulación respecto a los objetivos. Eso tiene que ver con que no pueden plantear bien los mismos objetivos y como la coherencia es un punto de evaluación importante de repente no enfocan el objetivo real del proyecto sino que lo enfocan desde las actividades.

También hay mucho error cuando las bases o la plataforma presentan cambios. Se presentan errores por falta de comprensión o porque se dejan guiar por lo que saben de postulantes de convocatorias anteriores. Eso tiene que ver con no leer tan atentamente y no leer el concurso en detalle. Hay que ver que lo que están poniendo es efectivamente lo que se está pidiendo ahora y no lo que pidieron a su amigo hace cinco o seis años atrás. Otra cosa es no poner atención a los documentos de admisibilidad. La lectura de las bases es un factor que induce error.

– ¿Cuál es el porcentaje de proyectos que se desechan?

– Mira tengo un antecedente del 2016 donde se postularon alrededor de 5.000 y fracción, no alcanzaron a ser 5.100 y de esas postulaciones quedaron 850 proyectos seleccionados, un poquito más del 10%.

– ¿Qué hace que un proyecto sea más elegible que otro?

– Primero la calidad, los factores diferenciadores, que impacte, que sea bueno.

– ¿Cómo determinan ustedes qué es bueno?

– Por el impacto que puede tener, por cómo está enfocado. Por distintos factores como la inclusión, la innovación, qué tan atingente es para las distintas temáticas consideradas como prioridad, eso varía año año y tienen incidencia las políticas culturales en cuanto a los ejes de acción que se puedan implementar respecto a lo que se está contando en el fondo.  Por ejemplo ahora estos concursos se han enfocado en la descentralización, en la inclusión y anteriormente estaba el acceso a la educación… Entonces hay distintos factores que van influyendo en que un proyecto sea más atractivo que los otros en términos de lo que se espera conseguir. No obstante no se excluye proyectos que no tengan esos factores pero que sí estén bien fundamentados, que tengan una buena planificación en cuanto a presupuesto objetivos y resultados.

– ¿Cuánto valor tiene la proyección en el tiempo en la evaluación de los proyectos o es relativo?

– Es relativo. Los proyectos son financiables en períodos de un año en promedio pero hay algunos que se extienden más: un año y medio, dos años. Siempre se trabaja con plazos máximos, hay muy pocas líneas que tienen plazos mínimos de ejecución. Entonces en base a eso la proyección que puede tener el proyecto se agrega a la cadena de valor del proyecto mismo. Podría incidir positivamente en cuanto a la percepción que tenga el jurado o el evaluador pero no es un factor fundamental, depende de cómo se fundamente. No quita ni suma puntaje por definición.

– ¿Pero en general es bueno decir que uno va hacer cosas en más de una etapa o genera una incertidumbre que puede ser negativa?

– Si el proyecto es una iniciativa excelente y si es necesario hacerlo y hay una primera etapa y después se plantea hacer otra con otras personas ahí puede generar un impacto positivo en términos de que se va a valorar la iniciativa.

– Y hablando específicamente del Fondo de Fomento Audiovisual: ¿qué tipos de documentos voluntarios tú crees que vale la pena adjuntar y considerar en una postulación?

– Dentro de los documentos obligatorios se consigna todo lo fundamental. Los documentos que tú adjuntes como voluntarios tienen que tener que ver con fortalecer la propuesta. En el audiovisual todo lo que fortalezca visualmente sirve.  Si yo estoy haciendo una producción audiovisual y ya estoy adjuntando todo lo que me exigieron y siento que quedó un poco coja en algo es bueno adjuntar documentos voluntarios. Si yo considero que hay algo que necesito decir y que no está la descripción o fundamentación, pero que necesito que el jurado lo sepa lo incluyo como un documento voluntario: documentos que me hablen más del proyecto, cartas de apoyo, patrocinios, colaboraciones que nos son materiales… Se pueden incluir documentos que fortalezcan la propuesta pero que sean significativos. Poner por poner cosas tampoco es recomendable: si son antecedentes que no me contribuyen a entender cómo va a ser el proyecto al final, no sirven. La idea es que quien lo revise entienda lo que se quiere hacer, con cuánta plata, para qué público va a ir enfocado, y que no quede nada en el aire.

– ¿Cómo recomiendas enfocar el perfil cultura que es muy acotado?

– En el currículum es relevante poner toda la información de formación y experiencia laboral pero en el momento de postular debes seleccionar lo que tiene más que ver con la postulación. Es voluntario… Es como cuando postulas a un trabajo y quieres adjuntar tu currículum con una carta de presentación. Por ejemplo los folkloristas se presentan a veces con una paya o con una décima… hay escritores que escriben en tercera persona y se presentan… Es una libre decisión. Es bueno poner cuáles son mis mayores hitos, por qué soy reconocido…

– ¿Para esta versión 2018 qué tipo de proyectos privilegia el FFA?

– El Fondo Audiovisual este año está privilegiando los proyectos que tengan relación directa con la política audiovisual que se aprobó recientemente. Se está trabajando directamente con los resultados de las políticas públicas y la política pública está disponible en la web: se puede acceder y leer completa. Les recomiendo hacerlo y en base a eso se establecen cuáles son las líneas de acción para los proyectos porque eso es lo que se está valorando el año en curso.

– ¿Algún último tip o recomendación?

– Lo único que puedo dar como recomendación sobre todo a los que están empezando es que tomen el Fondart como un instrumento de aprendizaje. Muchas veces uno postula y a la primera se lo ganan y muchas veces uno y en ese caso el CNCA siempre da como insumo el resultado a través del formulario de evaluación. Es bueno tomar en consideración lo que te dicen: eso te sirve como aprendizaje en términos de que tú siempre puedes volver a presentar un mejor proyecto atendiendo las consideraciones que te dio el evaluador.

Existen las instancias para conversar con evaluadores, se pueden acercar al área de capacitación del fondo respectivo y hay muchas instancias de apelación. Los evaluadores son humanos y se pueden equivocar entonces sí efectivamente es así el proyecto puede seguir en concurso.

TWITTER

(425)

Tutorial: Cómo postular a los Fondos Concursables